Cómo recuperar nuestro poder personal?

En estos últimos años he escuchado muchísimas veces hablar de la autoestima, la desvalorización y el poder personal. Algo de lo que no nos damos cuenta es que estamos todo el tiempo entregando nuestro poder.

despertar al ser

Entregar el poder personal al exterior es una elección de la que debemos hacernos responsables

“Ese no soy yo”, es la primera respuesta que da el ego, pero acá va el baldazo de agua fría… todos lo hacemos. Cómo sucede esto? Poniendo en manos del otro la manera en la que nos sentimos y en la que pensamos.

Utilizamos a las personas y circunstancias que nos rodean constantemente como excusa para sentirnos de maneras en las que no nos queremos sentir, y tenemos el descaro de decir que “nos hacen sentir así”.

Cada vez que permito que las acciones de otra persona desequilibren mi estado anímico estoy cediendo mi poder, mi poder de elegir cómo quiero SER en relación a un determinado evento o persona. Yo creo que ese es el mayor poder que tenemos sobre nosotros mismos, elegir quiénes queremos ser.

Si el poder sobre nosotros mismos es tan importante, por qué lo cedemos tan fácilmente? Hoy veremos los mecanismos mentales y estructuras de pensamiento que nos llevan a perder nuestro propio poder.

El victimismo

La primer actitud perjudicial que veremos hoy es una muy popular que solemos adoptar a conveniencia. Es el famoso “pobrecito de mí”, acompañado de “no tengo otro remedio” y del “tengo que”.

Si realmente somos personas que tienen poder sobre sí mismas, entonces podremos aceptar que nadie puede obligarnos a hacer nada que no queramos, ni lastimarnos sin que se lo permitamos. No hay nada que estemos obligados a hacer, sino que ELEGIMOS hacerlo, porque siempre hay opciones, y la elección siempre está presente.

Cuando tomamos esta responsabilidad por nuestros propios actos podemos olvidarnos de esta postura en la que “no quiero pero no tengo otra”, ya que nos hacemos cargo de que son nuestras elecciones a lo largo de la vida lo que nos trajeron a este instante, y en cualquier momento que lo decidamos podemos elegir diferente.

Me hizo enojar

Parte de salir del victimismo es aceptar que cuando nos sentimos de determinada manera ante las acciones del otro, sólo las estamos utilizando como excusa para manifestar las emociones que queremos manifestar.

Si yo tengo ira en mi interior, entonces es normal esperar que reaccione con ira ante cualquier motivación externa. No puedo sacarle jugo de limón a una naranja. Si exprimo una naranja sacaré jugo de naranja, obvio, no?

Entonces por qué cuando nos “exprimen” a nosotros, y reaccionamos con ira, culpamos al jefe, al vecino, a la pareja, o a cualquier otro incauto que cometa el error de darnos una justificación apropiada? Por qué culpamos al exterior por el “jugo” que guardamos en nuestro interior?

Si yo me lleno de amor en lugar de odio, entonces no tendré otra cosa que sacar que no sea amor. Si algo me produce ira, entonces debo hacerme responsable de que eso era lo que estaba eligiendo llevar en mi interior, y lo que estoy eligiendo manifestar de mi mismo.

Si permito que mis elecciones se basen en las decisiones de los demás, estaré dejando en sus manos el curso de mi existencia.

Poner la atención en el propio ombligo

Tendemos a hacer constantes comparaciones entre las acciones propias y de las demás personas. Como si de alguna manera hubiera un tablero de puntajes en el que se registra quién lo hace mejor que quién. Esta cuestión de compararse proviene de un estado muy bajo de autoestima, en el que valgemos sólo como referencia a hacer algo mejor que otro, en lugar de por nuestro propio bien personal.

Si todo lo que hago lo hago porque es lo que elegí para mi bien, qué importa lo que haga el otro?! Cada uno con su ombligo, que bastante trabajo tenemos con conocernos a nosotros mismos como para intentar entender los procesos de los demás.

 

Si quiero recuperar mi poder personal, lo único que tengo que hacer es tomarlo. Pero esto implica dejar de usar excusas para todas las veces que elijo entregarlo al exterior. No hay problemas en el error, el único error es percibir un problema.

Si un instante me equivoqué, al otro momento puedo elegir diferente. Todo lo que tengo es el poder de elección, lo que elijo ser a cada instante.

Sentís que hay una manera en la que entregás tu poder? Dejá tu comentario o escribinos para poder aprender más de este tema.

 

4 comentarios en “Cómo recuperar nuestro poder personal?

  1. Jocelyn Stamm Silva dijo:

    Me siento identificada con el tema, agradezco que existan estos SOS Virtuales que puedan reorientarnos cuando al parecer las pilas de nuestra linterna se ven gastadas y se necesita un recambio para poder divisar el camino nuevamente. Y es cierto, a veces resulta mas cómodo seguir las opiniones y consejos de los que nos rodean o “quieren ayudarnos”, y nos vamos quedando de a poquito sin estima y hasta sin dignidad a veces. Y es facil tambien poner esa responsabilidad en “otros”, cuando todo radica en mi, y en mis habitos o hasta en mis patrones repetitivos q no percibo q son nocivos hasta q me veo sin “salida”. Hay q volver al inicio siento yo, intentar divisar cuando comezé a relegar mis sueños y mis responsabilidades y retomar de alguna forma aquello. E intentar buscar las cosas q disfrutas mas y hacerlas, reencontrarse con amistades que habias dejado de lado….bueno eso al menos estoy haciendo de la mejor manera que puedo para reencontrarme y realinearme. Para volver a caminar en mi sendero y no en el de otros pretendiendo que es el mio….bendiciones a tod@s.

  2. Angel dijo:

    Totalmente de acuerdo aveces sedemos nuestro poder al otro, al creer que si esa persona esta voy a ser feliz, pero esto es una total equivocación ya que si yo no me acepto y me quiero tal cual soy nadie pero absolutamente nadie me hará feliz, la felicidad comienza en mí y aveces nos cuesta darnos cuenta de esto y nos tropezamos mil veces con la misma piedra pero cada vez la situación es el doble o triple mas fuerte. Yo hace poco comenze un proceso de aceptación y quererme aunque han habido momentos de flaqueza y dudas recuerdo lo que fui y proyecto lo que quiero.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s