Sanación espiritual y desarrollo de Conciencia: Por qué enfermamos?

Sanacion espiritual por que enfermamos

Las personas con niveles elevados de conciencia rara vez enferman de gravedad

En nuestra cultura hay una visión muy negativa de la enfermedad, pensamos que es un evento que nos sucede porque sí, porque tuvimos mala suerte o porque nos contagiaron un virus, sintiéndonos víctimas de las circunstancias. En realidad, somos los completos responsables de todo lo que sucede en nuestro cuerpo.

La enfermedad puede ser nuestra mejor amiga, si somos capaces de entender su mensaje. Hoy en día hay muchísimas técnicas dedicadas a la sanación espiritual y el desarrollo de conciencia que trabajan en base a relacionar un síntoma físico con una actitud de vida nociva, por lo que ya no podemos decir que somos víctimas inocentes del destino, incapaces de interpretar lo que la caprichosa vida impuso para nosotros.

Cómo podemos utilizar la enfermedad para nuestro beneficio? Hoy comenzaremos a desarrollar el tema de por qué nos enfermamos y cómo podemos usar esto para nuestra sanación espiritual.

Cómo se produce la enfermedad?

Hoy no hablaremos de las causas físicas por las cuales nos enfermamos, esto puede explicarlo su médico de confianza si así lo desea. Hoy hablaremos de las causas evolutivas que producen la “enfermedad”. Ubico el término “enfermedad” entre comillas porque la enfermedad no es en sí un estado del cuerpo, sino que es un desarreglo que se produce cuando cometemos un error de percepción a nivel mental.

Los errores de percepción son los que se producen cuando no somos capaces de observar la realidad objetivamente, permaneciendo en estado neutral. Son distorsiones que causamos al querer imponer nuestros prejuicios y paradigmas al mundo que nos rodea, impregnados con una gran carga del pasado.

Es decir, que observamos el presente en términos de cosas que ya sucedieron y pueden no tener nada que ver con lo que está sucediendo ahora, lo cual nos resta coherencia en nuestra capacidad para lidiar. Esta carga de pasado se traduce en un prejuicio mental que nos desconecta de nuestro instinto, activando un comportamiento programado basado en experiencias pasadas, en lugar de actuar con naturalidad y desapego, desde un lugar de conexión con nuestro Ser interno y nuestro espíritu.

Qué es la enfermedad?

Cuando permanecemos demasiado tiempo actuando en base a percepciones distorsionadas de nuestra mente, tendemos a alejarnos cada vez más de la expresión de nuestro espíritu y, por ende, de nuestro propósito en la vida.

El cuerpo experimenta desequilibrios debido a que esta no es la forma en la que fue diseñado para funcionar. Nuestro sistema no está hecho para funcionar desde la percepción limitada, sino desde la libertad y el estado neutral en conexión con nuestro Ser, que es quien verdaderamente se experimenta a sí mismo a través de un cuerpo.

Los desequilibrios en el sistema comienzan a presentarse de manera sutil en nuestro día a día, como pequeñas pistas, presentimientos o sensaciones de que algo va mal, pero tendemos a ignorarlos debido a la falta de conexión con nuestro instinto.

Al agravarse la situación debido a nuestro propio nivel de inconsciencia, la urgencia de rectificarla se hace cada vez más evidente, y nuestro sistema hace lo mejor para nosotros: nos da un síntoma físico que no pueda ser pasado por alto en nuestro estado actual de percepción.

Pobre e ingenuo sistema, que cree que después de un sencillo resfriado le vamos a prestar atención! No señor, vamos por más, y nuestro cuerpo intenta hacerse escuchar, mediante empeorar los síntomas físicos de modo que no puedan ser desdeñados fácilmente. Y es cuando empiezan a aparecer las enfermedades que consideramos como graves, porque ya no pueden ser ignoradas, que nos preguntamos “por qué me pasa esto a mí?”. Y… algo debemos haber hecho…

O sea que la enfermedad es mi culpa?

NO, no se trata de culpas, sino de aceptar el mensaje de nuestro cuerpo como una pista del aspecto de mi percepción o actitud de vida que debo mejorar. Una manera en la que me estoy limitando a mí mismo o en la que mi Ser está queriendo expresarse pero no he tomado consciencia. Algo que llegó el momento de corregir, y mi cuerpo me avisa de una manera en la que sabe que le prestaré atención.

Las personas en estados superiores de conciencia no suelen presentar enfermedades de gravedad. Esto no es porque sean mejores, sino porque ya no necesitan aprender en base al sufrimiento, no se alejan tanto del camino de su alma como para que el cuerpo necesite sonar una alarma tan apremiante.

Cada síntoma físico tiene su fundamento en un tipo de comportamiento o visón de la vida que debo aceptar que es mi responsabilidad corregir. Mientras más grave la enfermedad, más urgencia hay en corregir el comportamiento. Nadie va a venir a hacer el trabajo por mí.

Cada uno se conoce a sí mismo, yo sé que soy lo bastante cabeza dura como para generarme un síntoma interesante antes de preguntarme acerca de algunos aspectos de mi conducta. Entonces debo comenzar a indagar internamente con la honestidad suficiente para encontrar el comportamiento que me aleja de mi misma, y corregirlo lo más rápido posible, para mi propio bienestar.

Qué hay de la medicina tradicional o alopática?

Yo creo que cada tipo de medicina tiene su lugar, y que si nos sentimos mal físicamente es importante ir a ver a un médico. El problema es que nos engañamos pensando que si se va el síntoma está todo solucionado, y lo único que hacemos es maquillar el defecto para que no se vea, pero la causa no se resuelve.

Si tengo un problema de cimientos en mi casa que produce una grieta en la pared, puedo reparar la pared todas las veces que quiera, pero se va a volver a agrietar, porque el problema no es la grieta, es la base sobre la que la pared está construída!

No podemos resolver el problema de la enfermedad tratando sólo el síntoma. Podemos tomar una aspirina si nos duele la cabeza, pero después tenemos que preguntarnos para qué nos está doliendo y corregir la conducta, para que no vuelva a pasarnos!

Cada cosa que sucede en nuestra vida tiene una razón. No necesitamos observar el patrón externo, qué es lo que llevó a qué en términos físicos o lógicos, sino observar nuestro comportamiento de ESTE MOMENTO, ya que todas las respuestas se hallan en el momento presente, si estamos dispuestos a observarlo con honestidad.

Hay diversas técnicas que trabajan realizando diagnóstico por síntomas (una de ellas ya la hemos visto cuando hablamos del funcionamiento de los chakras o centros energéticos, entre otros), pero seguiremos avanzando viendo más información de este tema, para que puedas encontrar la técnica que resuena con tus necesidades e instinto.

Por lo pronto, CUALQUIER TRABAJO que estés dispuesto a realizar para tu desarrollo de conciencia y autoconocimiento te llevará un paso más cerca de la sanación espiritual.

Has tenido alguna experiencia acerca de este tema que quieras compartir con otras personas para que también puedan beneficiarse? Deja tu comentario!

 

Un comentario en “Sanación espiritual y desarrollo de Conciencia: Por qué enfermamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s