Flores de Bach para la preocupación excesiva por los demás

El grupo de Flores de Bach que veremos el día de hoy es uno de los que necesita más tiempo y trabajo para mejorar. Este tipo de personas suelen creer que saben lo que es mejor para los demás, y lo imponen mediante la fuerza, la insistencia, la crítica o diferentes tipos de manipulaciones.

flores-de-bach

Este tipo de conductas tiende a formar cristalizaciones en el campo energético muy difíciles de remover, lo cual hace que la persona entre en una inercia de comportamiento que requiere un profundo trabajo de replanteamiento interno para verdaderamente poder apreciar algún cambio a largo plazo.

Muchas veces trabajar con estas personalidades es complejo por la poca predisposición al cambio. A veces, se requiere una situación de gravedad o una gran crisis, para que la persona se plantee un cambio en su comportamiento. Intentar trabajar con este tipo de persona sin un cuestionamiento interno por parte de la misma es prácticamente inútil, ya que las flores de Bach no podrán hacer nada para ayudar a cambiar a quien no desea hacerlo.

La necesidad de control externo

Debajo de la mayoría de las conductas sedientas de control, subyace una gran inseguridad o carencia afectiva. Estas personas necesitan mantener el control porque en realidad tienen miedo de lo que puede significar si lo pierden, porque saben que serían tremendamente infelices si las cosas no salieran a su manera, lo cual también nos muestra que hay una gran inmadurez emocional.

Las estructuras internas están muy fuertemente consolidadas, de modo que hay poco espacio para el cambio. Hay una convicción firme de cómo deberían ser las cosas, y una gran intolerancia a otros puntos de vista y accionar. Es por esto que es necesario que estas estructuras caigan producto de una crisis importante de vida, para siquiera replantearse construir nuevas estructuras de pensamiento.

En estos casos, el centro del corazón (4-A / 4-B), y el del entrecejo (2-A), suelen estar cerrados, debido a esta falta de adaptabilidad y aceptación. A pesar de decir preocuparse por el bienestar de los demás, estas personas buscan consciente o inconscientemente que todo salga a su manera, olvidando los sentimientos y necesidades de quienes dicen cuidar, careciendo de empatía y objetividad.

Yo? No, yo no soy así…

Uno de los principales problemas para mejorar este tipo de conducta es la falta de aceptación ante la contemplación de la propia imagen. Es decir, que nos observamos a nosotros mismos y no queremos aceptar que una de estas conductas puede encajar en nuestra actitud de vida.

Hay diversos motivos en la vida que pudieron llevarnos a actuar así. Muy probablemente de niños no recibimos el afecto que necesitábamos, sufrimos algún tipo de abandono o teníamos padres muy restrictivos. Todos somos inocentes en el sentido de que hicimos lo que pudimos con lo que teníamos, y negar este tipo de conductas sólo nos lleva a generar mayor infelicidad.

La resistencia a contemplar estos aspectos de nosotros mismos sólo hace que los circuitos energéticos ya cristalizados en nuestro sistema se consoliden aún más, haciendo cada vez más difícil salir de este tipo de conducta. El primer paso es aceptar que, como cualquier otra persona, alguna característica de estas personalidades, aunque sea sutil, puede estarme trayendo una gran cantidad de infelicidad.

El proceso de cambio

Durante muchos años, yo presenté comportamientos más o menos sutiles de la flor Chicory, queriendo que otras personas resuelvan su vida a mi manera, con conductas sutilmente manipuladoras. Fue cuando me observé objetivamente y tomé consciencia de la infelicidad e insatisfacción que esto me causaba, que comencé a tomar la flor porque me costaba mucho realizar un cambio.

Varios meses después mejoré muchísimo mi capacidad de apertura, y mi chakra corazón nunca volvió a funcionar en estado de cerrado (aunque a veces tengo que vigilar bastante mi conducta para asegurarme de que no vuelvo a los viejos vicios). Pero tomó gran vigilancia y predisposición de mi parte, no fue un proceso fácil.

Dar clases en la escuela de Reiki me ayudó muchísimo ya que mis alumnos me causaban un profundo estado de aceptación y amor incondicional, y cuando tengo problemas para ver algo desde una perspectiva abierta y amorosa, pienso en ellos y todo es mucho más sencillo. A veces tener este tipo de motivación ayuda mucho al cambio, pero la verdad es que nada hubiera sucedido si yo no hubiera querido cambiar cueste lo que cueste.

Flores de Bach para los que se preocupan excesivamente por los demás

Estas Flores de Bach ayudan, entre otras cosas, a romper viejas estructuras de funcionamiento y reemplazarlas gradualmente por perspectivas más flexibles y amorosas, abriendo el corazón a las opiniones y elecciones de los demás, aceptando que no somos dueños de la verdad absoluta, y el resto de las personas no necesitan estar de acuerdo con nosotros.

– Chicory

Esta Flor de Bach corresponde a un tipo de personalidad posesiva, de amor condicionado y gran apego. Utiliza la manipulación como medio de obtener mayor cantidad de afecto y tener siempre cerca a las personas que son de su conveniencia.

Creyendo saber lo que es mejor para los demás y de personalidad abnegada y martirizada, se sacrifican para demostrar su amor, resintiendo a la otra persona cuando no se sienten correspondidos. En este momento adoptan una postura de víctima en el que el reproche y la queja mantienen cerca a la persona deseada mediante la generación de culpa.

Esta flor ayuda a aprender a amar incondicionalmente, a dar por el placer de dar y sin esperar nada a cambio, aprendiendo a darse amor a sí mismos para desapegarse de las relaciones externas, y aceptando el camino de vida de otras personas.

– Vervain

Flor de Bach para el fanatismo por una causa. Este tipo de personalidad tiene fuertes convicciones y cree que todos deberían pensar igual. Cerrados a otros puntos de vista ante la creencia de su propia superioridad, intentan convencer a las personas que les rodean para que se “conviertan” a su forma de pensar.

Pueden ser muy insistentes y hasta fanáticos, generando gran presión a las personas que los rodean, y declarando en clara oposición a quienes no están de acuerdo con sus creencias. Se fanatizan con una causa al punto de dejar de lado otros aspectos de su vida, por considerarlos de poca importancia.

Ayuda a descentralizar la atención, abriendo la percepción a otras facetas de vida y a las convicciones de otras personas. Disminuye el exceso de actividad mental por la obsesión con sus proyectos, permitiendo la relajación y estado de presencia.

– Vine

Esta Flor de Bach corresponde al tipo de personalidad despótica. Su razón es la única verdad, sabiendo lo que es mejor para los demás, y basta. Se autoimpone por la fuerza o el miedo, obligando a otros a hacer lo que se espera de ellos quieran estos o no.

Este tipo de personalidad es muy raro de encontrar en una sesión, ya que hay poca predisposición al cambio. Generalmente se plantean un cambio sólo luego de una gran tragedia o enfermedad, y aún así la tendencia es la de volver a viejos patrones de comportamiento.

Esta flor ayuda a funcionar directamente desde el corazón, pudiendo empatizar con las emociones de otras personas, equilibrando las energías agresivas con las pasivas.

– Beech

Flor de Bach para la crítica destructiva y la intolerancia. Siempre se ve el desperfecto en algo y hay algo que criticar. Debajo de esta conducta subyace un gran rechazo por la propia imagen, y suelen ser personas muy autocríticas, que proyectan su descontento con los demás (a pesar de pretender saber más que el resto y no cometer los mismos errores).

Pueden haber sido objeto de abusos emocionales o excesiva crítica durante su infancia, careciendo del afecto necesario para desarrollar la auto-aceptación. Esto genera un gran resentimiento que desquitan con las personas que los rodean, repitiendo el patrón de comportamiento.

Ayuda a desarrollar la aceptación por los diferentes defectos y virtudes propios y de otras personas, transformando la crítica en constructiva, mediante el sentimiento de hermandad y cooperación.

– Rock Water

Flor de Bach para la rigidez moral y la auto-represión. Este tipo de persona pretende dar el ejemplo de la perfección, pretendiendo que otras personas lo tomen como propio. Para llegar a este ejemplo extremo, se privan de comodidades, placeres y satisfacciones, demostrando un gran rechazo y prejuicio para las personas cuyos estándares están en un nivel diferente de percepción, a quienes perciben como “poco dignos”, inmorales e inferiores.

Esta flor ayuda a relajarse en todos los aspectos. Trabaja con la rigidez de estándares, de pensamiento y del cuerpo físico. Ayuda a romper estructuras y aceptar otros estándares morales.

 

Debido a la dificultad para percibir estos patrones en el propio comportamiento (que a veces se presentan de manera sutil), te recomiendo ver un terapeuta floral si crees que uno de estos comportamientos podría ser el tuyo. Tal vez te enfrentes a un difícil proceso de cambio, pero los resultados valen la pena.

Te agradeceré por dejar tu duda, reflexión o comentario en nuestro blog, para que todos podamos aprender juntos acerca de las Flores de Bach o cualquier otra terapia de sanación. También puedes contactarnos vía e-mail, en nuestra sección de Contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s