Sanación bioenergética: Auto limpieza de la columna vertebral

Un hábito fundamental para la auto-sanación es mantener un sistema energético activo mediante la limpieza y flexibilización de la columna. Nuestra columna vertebral sostiene no sólo nuestro cuerpo, sino que es la contraparte física de los canales energéticos (nadhis) más importantes de nuestro sistema.

Auto sanacion de la columna

Mantener una columna limpia y sana colabora en la sanación bioenergética de todo el sistema

Mediante mantener una columna vertebral flexible y fuerte, todo nuestro sistema energético se beneficia, manteniéndonos sanos, vitales y activos.

En este apartado, veremos algunos ejercicios sencillos de aplicar que son muy efectivos para la auto sanación, mediante la limpieza, movilización y energización de la columna vertebral y sus contrapartes energéticos.

La importancia de la columna vertebral

La columna vertebral es el principal sostén de nuestro cuerpo. La mayoría de las funciones de nuestro aparato locomotor están ligadas al buen funcionamiento de nuestra columna. También es la fuente de muchísimas terminaciones nerviosas que pueden afectar gran parte de nuestro cuerpo.

A nivel energético, la columna vertebral cumple un rol fundamental. Sus contrapartes más sutiles, los nadhis o canales energéticos que corren en un circuito similar al de las vértebras, son los principales conductos por los cuales la energía se distribuye a lo largo de todo el cuerpo, alimentando los centros y puntos energéticos, los diferentes órganos y funciones corporales, emocionales y mentales (recordemos que estos últimos también son una forma de energía que compone nuestro cuerpo).

La energía que se desplaza a través de estos nadhis habilita todas las funciones de mi sistema áurico, permitiendo una retroalimentación del mismo con el medio ambiente, los planos superiores y mis propios procesos internos.

Cuando la columna vertebral se halla lesionada, debilitada o rígida, afecta de manera adversa todo el funcionamiento de mi sistema energético y, por ende, mi estado de salud y bienestar.

En qué consiste la autolimpieza?

Además de recibir sesiones de sanación bioenergética asiduamente, un excelente trabajo de auto sanación para mantener una columna limpia, flexible y vitalizada es el movimiento. El ser humano fue diseñado para permanecer en movimiento, y la energía en el cuerpo comienza a estancarse si pasamos demasiado tiempo en inactividad.

El movimiento físico pone en marcha el flujo energético más sutil en nuestro sistema. Sólo debemos hacer los ejercicios adecuados para lograr el resultado esperado.

Previamente a comenzar el trabajo con la columna podemos movilizar también el resto de las articulaciones, para complementar el ejercicio. Esto incluye tobillos, rodillas, caderas, hombros, codos, muñecas y cuello. Siempre con movimientos suaves y continuos, pondremos e movimiento toda la energía de nuestro sistema.

Movilización de la columna para la auto-sanación

Comenzaremos la limpieza de la columna parados con las piernas separadas en un ancho de hombros. La espalda se halla recta y los brazos relajados a los costados del cuerpo.

Suavemente, mientras inhalo aire por la nariz, llevaré los hombros hacia atrás, haciendo una retroflexión de la columna, mientras saco pecho hacia adelante. La pelvis acompañará el movimiento inclinándose hacia adelante, lo cual se logra sacando los glúteos hacia atrás. Las piernas se estiran sin llegar a la extensión total, ya que esto bloquearía el correcto flujo energético por la tensión ejercida. Los brazos simplemente acompañan a los hombros, pudiendo rotar las palmas hacia afuera. El cuello no se moviliza en esta instancia.

Al comenzar a exhalar el aire, invertiré el movimiento cerrando los hombros hacia adelante, mientras el pecho se cierra y se curva la columna hacia atrás, intentando llevar el ombligo hacia la columna. La pelvis se mueve hacia atrás, lo cual se logra flexionando las rodillas y metiendo los glúteos. Los brazos se dejan caer completamente y la cabeza cae también hacia adelante, completando la elongación de toda la espalda.

Acompañando el ejercicio siempre con la respiración, mantengo esta dinámica durante unos diez minutos. Puedo repartir el tiempo de trabajo haciendo cinco minutos hacia el frente, y luego rotando la columna hacia la derecha, a partir de la zona lumbar, sin alterar la postura de pelvis o piernas. Repito el ejercicio durante 2 ó 3 minutos para ese lado y luego cambio al lado izquierdo.

Puedo complementar este trabajo de auto limpieza haciendo suaves movimientos de rotación de la columna hacia un lado y al otro. Esto se hace lentamente, con los brazos sueltos, las rodillas flexionadas y los pies relajados. Cuando giro hacia la derecha (como intentando mirar hacia atrás) se levanta el pie izquierdo del piso, y cuando giro hacia la izquierda se despega el pie derecho.

Para finalizar, mirando al frente, puedo terminar la ejercitación dejando caer la espalda a un lado y al otro, con los brazos y el cuello relajados, sin alterar la postura de la pelvis. Las piernas se flexionarán para este ejercicio.

Movilizar la columna vertebral es un ejercicio fundamental para la auto sanación. Debemos realizar esta práctica asiduamente para que nos dé los resultados esperados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s