El verdadero perdón: En qué consiste el acto de perdonar?

El perdón es una herramienta fundamental para nuestro desarrollo personal y nuestra sanación espiritual. Aún así, muchas personas pretenden sanar o asistir para la sanación sin tener en cuenta el trabajo de perdonar como herramienta para dejar atrás los sucesos, pensamientos y emociones que causaron el desequilibrio del sistema en primer lugar.

el-perdon-como-perdonar-manos

El perdón puede ser un proceso difícil de explicar, debido a la propia inclinación de las personas de defender su capacidad para sentirse ofendidos o injuriados

Pero en qué consiste verdaderamente perdonar? Hay una gran malinterpretación de lo que el perdón implica verdaderamente, por lo cual decidí hablar del proceso del perdón como una de las herramientas principales para nuestro desarrollo personal. Hoy vamos a resignificar el perdón, devolviéndole su verdadero poder y lugar correspondiente en el proceso de la sanación espiritual.

El acto de perdonar puede ser difícil de entender debido a nuestra propia naturaleza defensiva, por lo cual recomiendo a quien lea esta nota que intente despojarse de sus ideas preconcebidas, y si lo que leen les causa demasiado rechazo, pueden esperar un tiempo y volverlo a leer más adelante, con ojos renovados.

Nuestra interpretación de los hechos

Debemos recordar que, sin importar las circunstancias, es nuestra interpretación de los hechos lo que nos causa el sufrimiento (para la persona que no esté familiarizada con este concepto puede leer el apartado “Cómo alteramos la realidad que observamos”). El dolor es muchas veces inevitable en determinadas situaciones, pero el sufrimiento es nuestra elección, mediante revivir mentalmente los hechos que nos causaron dolor, cargando con circunstancias del pasado que no nos dejan avanzar hacia el futuro (de este tema hablamos previamente en “Trascender el sufrimiento”).

Lo que nos causa sufrimiento no son tanto las experiencias vividas, sino la manera en la que las interpretamos, por lo cual, no es la situación externa la que nos causa el sufrimiento, sino nuestra incapacidad para dejar ir nuestra interpretación de los hechos. Siempre podemos elegir ver las cosas de manera diferente, esa elección es sólo nuestra y no podemos atribuírsela a nadie más.

Somos los completos responsables de nuestra realidad

ihaleakala-hew-len-portrait

* El Ho’oponopono es una técnica de perdón hawaiana desarrollada por el Dr. Ihaleakala Hew Len, que nos permite hacernos 100% responsables de nuestras vidas, cambiando nuestra percepción mediante la reprogramación de patrones mentales inconscientes

También hemos hablado previamente en nuestras notas de Ho’oponopono y la Ley de atracción, en cómo somos 100% responsables de la realidad que creamos a nuestro alrededor, mediante atraer a nuestra vida las circunstancias que nos rodean, que son las que necesitamos fomentar para nuestro desarrollo interno.

La sanación espiritual dependerá enteramente de nuestra capacidad para aprender de las experiencias vividas, utilizando las situaciones atraídas a nuestra vida para observar nuestro comportamiento y realizar los cambios internos necesarios para nuestro crecimiento.

No podemos hacer responsables a otros de lo que nosotros llevamos dentro, ni de la energía que emitimos desde nuestro campo áurico, por ende, no podemos hacerlos responsables tampoco de las circunstancias ó personas que elegimos atraer a nuestra vida para aprender de ellas, son nuestra responsabilidad.

Yo perdono, tú perdonas, él perdona…

Hay un gran error de concepto en cuanto a lo que implica el acto de perdonar, y consiste en creer que el perdón tiene algo que ver con la otra persona. Es decir, que en este sentido, el significado del perdón sería “dejo pasar esto que me hiciste que no me gustó nada”… al menos, esa es la manera en la que nuestro ego quiere ver la cosa.

Pero si nuestro sufrimiento tiene que ver con nuestra percepción de los hechos, y los hechos fueron atraídos a nuestra vida por nuestra propia necesidad de aprender de ellos, entonces el perdón pasa de ser un proceso externo a un proceso interno, es decir, soltar nuestra identificación mental con la situación vivida, liberar a todos los implicados en el proceso (ya que yo mismo atraje estas circunstancias y personas para aprender de ellas), soltar las cargas que me mantienen anclado en el pasado y perdonarme a mí mismo, por mi propia inocencia e inconsciencia de lo que estaba sucediendo.

Entonces, la definición del perdón cambia a “Me hago 100% responsable de lo que sucede en mi vida y elijo soltarlo, liberándome a mí mismo y a todos los que me rodean de cualquier clase de culpa, incorporando de esta experiencia lo necesario para trascender el proceso de aprendizaje, y continuando hacia el futuro libre de las cargas del pasado”. Un cambio verdaderamente palpable…

La retribución del ego

Un Curso De Milagros

“Un Curso de Milagros” es una poderosa herramienta para la aplicación del perdón

El mayor problema que experimentamos en el acto de perdonar es la necesidad del ego de retribución o venganza. Nuestro ego (la parte empequeñecida y limitada de nosotros que se siente separada de nuestro Espíritu), en su necesidad de sentirse superior, tiene que sentir que se salió con la suya o tuvo razón, y es por eso que permanece alerta ante cualquier chance de generar culpa en otra persona, o encontrar una justificación para alimentar y prolongar su conducta insana, lo que provoca que el proceso de aprendizaje se repita una y otra vez, sin incorporar nunca la lección.

El verdadero proceso de perdonar comienza a tomar forma cuando decidimos dejar de proyectar hacia afuera nuestra culpa inconsciente, generada por sentirnos separados de nosotros mismos, y causarnos tanto sufrimiento. Hasta que no nos hacemos responsables de nuestros propios procesos, no podemos perdonar verdaderamente, ya que siempre estamos buscando chivos expiatorios.

La necesidad de retribución y venganza es una de las mayores herramientas del ego para mantenernos anclados en el pasado, sintiéndonos víctimas de las circunstancias, porque “alguien nos debe”. Sólo nosotros podemos liberarnos a nosotros mismos, y si ponemos en el otro la responsabilidad de nuestra paz interna, entonces estaremos poniendo toda nuestra vida en manos ajenas.

Nosotros somos los únicos capaces de recobrar nuestra paz, inocencia y conexión interna mediante darnos cuenta de nuestra verdadera naturaleza espiritual y, por ende, de la de todos los seres que nos rodean. Si una persona es inocente y hace lo mejor que puede en el estado de percepción y consciencia en el que se halla en determinado momento, entonces todos somos igualmente inocentes, y no existe un culpable más que el que nuestra pequeñez interna elija percibir en un momento dado.

De todo esto desprendemos una conclusión drástica, pero sencilla: el perdón consiste en darse cuenta de que no hay nada que perdonar, ya que todos somos seres inocentes en proceso de aprendizaje. Liberamos a los demás de los errores cometidos, y nos perdonamos a nosotros mismos por haber atraído estas circunstancias a nuestras vidas, tomando la decisión de elegir y percibir diferente la próxima ocasión.

 

No espero que nadie tome mi palabra por ello, sino que intenten practicar el verdadero perdón y observen el cambio que ocurre en sus vidas (yo experimenté cambios prácticamente mágicos en la mía). Si necesitan ayuda para aplicar estas ideas también pueden recurrir al esta nota  de Un Curso de Milagros, en donde hay más herramientas para el trabajo con el perdón.

 

*Imagen cortesía de www.ihhl-ceeport.com

3 comentarios en “El verdadero perdón: En qué consiste el acto de perdonar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s