Sanación de pareja: 10 maneras de generar armonía en la relación

sanacion-de-pareja-generar-equilibrio-2

Hoy en día es lo más usual del mundo lidiar con personas que experimentan problemas en su pareja. Algunas parejas sienten claramente la incomodidad mientras que otras lo enmascaran con diversas actividades y pensamientos justificativos.

Desde la falta de comunicación y la dependencia, hasta el egoísmo, hay algunos desequilibrios que son experimentados por la mayor parte de las parejas, hasta el punto que se ha tomado como una instancia normal de una relación amorosa (lo cual sólo lleva a perpetuar el problema).

Hoy veremos 10 aspectos que debemos trabajar como individuos para mejorar nuestra conexión de pareja y poder tener una relación amorosa, sana y plena.

1- Pretender lo que no somos

Desde un principio, intentamos agradar mostrando cualidades nuestras que no son necesariamente reales, para poder obtener la atención de la persona que nos interesa. Esto surge de un problema de autoestima, ya que hay muchos aspectos que rechazamos de nosotros mismos, y pensamos que si para nosotros es un problema aceptarlos entonces también lo serán para el otro.

Nos mostramos como esta persona que es nuestra versión de perfección, a gran coste mental y emocional. Con el pasar del tiempo, la mascarada debe ser perpetuada mediante seguir sosteniendo actitudes que no nos son naturales, y comenzamos a sentir tensión e incomodidad.

Necesariamente, nuestras verdaderas actitudes y comportamientos comienzan a surgir mientras más tiempo pasamos con la persona, y ambos integrantes comienzan a darse cuenta de que las cosas no eran tal como se las pintaba. Finalmente, empezamos a resentir secretamente a nuestra pareja por no aceptarnos tal cual somos, cuando en realidad somos nosotros mismos los que no nos aceptamos.

Si hay algo que he aprendido en la vida es que hay gustos para todo. Mostrarnos tal cual somos no sólo profundizará la relación, al permitir que la otra persona me conozca verdaderamente, sino que también alentará a la pareja a mostrarse tal cual es a su vez, al demostrarle que nadie pretende que la relación sea perfecta.

2- Falta de comunicación

Los problemas de comunicación en la pareja tienen que ser una de las principales causas por las cuales se generan conflictos. En lugar de decir lo que queremos cuando lo queremos, o de expresar lo que verdaderamente sentimos, jugamos este juego de “si me ama lo va a saber aunque no se lo diga”, y pretendemos que la otra persona haga malabares con sus percepciones, esperando adivinar correctamente lo que sucede en nuestro interior, cuando tal vez ni siquiera nosotros mismos lo tenemos en claro.

La otra persona no tiene por qué saber lo que estamos pensando 100% del tiempo. No sólo porque es un ser humano con una percepción limitada, como cualquier otro, sino también porque la mayor parte del tiempo estamos siendo pocos sinceros con respecto a nuestras necesidades (me remito al punto 1). Si queremos pedirle algo a la otra persona, hagámoslo en lugar de esperar que el otro se de cuenta, y nos evitaremos muchos resentimientos innecesarios.

En cuanto a las emociones, podemos expresar las cosas correctamente y poniéndolas en contexto. De esta manera, si experimentamos algún desequilibrio emocional, podemos verbalizarlo sin que nuestra pareja crea que es el fin del mundo, y sin exagerar debido a que nos permitimos saturarnos emocionalmente hasta el punto de perder el equilibrio. Si nos acostumbramos a expresar nuestras emociones más a menudo, esta práctica ya no será una causa de sorpresa y tensión.

sanacion-de-pareja-generar-equilibrio-3

Debemos aprender a quitarnos la máscara de la perfección para mostrar quienes verdaderamente somos

3- Crítica y queja

Tenemos una horrible manera de expresarnos. Siempre estamos viendo el lado negativo de las cosas… y de nuestra pareja. Cuando algo no nos gusta, nos quejamos intentando generar culpa en el otro, haciéndolo responsable de que hizo algo que no nos gustaba (en lugar de hacernos responsables por nuestra propia percepción).

Si hay una conducta de la otra persona que creo que se puede mejorar o que me molesta, se lo pediré simple y llanamente, con amor y respeto, y haciéndome cargo de que es mi preferencia. De esta manera, en lugar de decir “¡Sos un desastre, dejás siempre la toalla mojada arriba de la cama!”, podemos decir “Mi amor, realmente me molesta que quede la toalla mojada arriba de la cama ¿podrías colgarla en su lugar por favor?”. Seguramente que nuestra pareja tendrá más ganas de complacer nuestros deseos si pedimos las cosas adecuadamente.

Ahora me podrán decir “Bueno, pero si se lo pido así al final ni me hace caso / se lo tengo que pedir mil veces / al final me canso y lo hago yo”, entonces tenemos que plantearnos seriamente qué aspecto de nuestra conducta lleva a nuestra pareja a actuar de una manera tan indiferente a nuestras necesidades, y si habremos elegido una pareja con estas precisas características para que nos reflejen un aspecto que debemos trabajar de nuestra propia conducta.

4- Querer cambiar al otro

Obviamente, si hay un problema en la pareja la culpa es del otro, no? Porque no es todo lo que yo creía que era… Pero, en realidad, es mi problema si por estar con la nariz metida en mis propios ideales de pareja no fui capaz de ver al otro como era verdaderamente.

Es una muy fea costumbre que tenemos las personas, que ni bien nos ponemos en pareja con alguien estamos queriendo “mejorar” todo lo que no nos gusta para acomodarlo al ideal de lo que queremos. Si esperamos que el otro nos quiera y nos acepte tal cual somos, nosotros tenemos que hacer lo mismo.

No hay una persona en el mundo que sea perfecta (y en este sentido hablamos de perfecta acorde a nuestros ideales, que pueden no ser necesariamente perfectos). Todos tenemos aspectos y actitudes diferentes, tanto en nuestro cuerpo, en nuestra mente y en nuestras emociones. No podemos profundizar una relación con una persona si no la aceptamos tal cual es. Y si comenzamos a conocerla y percibimos que no se ajusta a lo que nosotros esperamos de una pareja, bien podemos dejarla ir con todo nuestro amor, en lugar de esperar que cambie sólo para acomodar nuestros caprichos.

5- Esperar que el otro me haga feliz

Me gustaría dejar esto claro en la primera frase: NO es responsabilidad del otro hacerme feliz. Es sólo mi responsabilidad ocuparme de cubrir mis propias necesidades y buscar mi propia felicidad. Si el otro nos acompaña en el trayecto, tanto mejor, pero no podemos pretender que nuestra felicidad y satisfacción se halle en las manos del otro, no sería justo para nosotros ni para los demás.

Si nosotros nos ocupamos de satisfacer las necesidades que nos hacen sentir plenos y felices, de darnos afecto y cuidarnos, entonces no necesitaremos resentir al otro porque falla en cumplir con una tarea que es responsabilidad nuestra en primer lugar.

Si hay algo que quiero hacer, lo hago, si lo quiero compartir, lo comparto. Es mucho más probable que encontremos a una pareja emocionalmente madura y feliz si nosotros también lo somos. No podemos pretender tener una pareja equilibrada y madura cuando todavía somos niños caprichosos, demandantes y egoístas.

6- Apego y dependencia

Es fantástico que podamos compartir todo con nuestra pareja, y tener muchas cosas en común. Se convierte en un desequilibrio cuando somos incapaces de emprender o disfrutar una actividad por nuestra cuenta. Es absolutamente normal extrañar a una persona, pero es un desequilibrio sentir que nos falta el aliento y perdemos la voluntad de vivir cuando no está presente.

Este nivel de apego lleva a todo tipo de conductas enfermizas como posesividad, celos, desconfianza y mucho sufrimiento. “Te amo con locura” no es realmente una frase que quiera escucharle decir a mi pareja, prefiero que me ame con un corazón abierto, responsabilidad y plenitud, y que pueda sentirse enteramente feliz sin importar lo que yo haga. De esta manera, aún ante mis errores, podré contar con una persona madura y coherente, un verdadero compañero de vida.

Debemos aprender a ser nuestros mejores compañeros y disfrutar de la soledad y la independencia. Mantener nuestra individualidad como personas nos ayuda a sentirnos completos, aún en ausencia del otro. Podemos abrir nuestro corazón por completo sin necesidad de ponerlo en manos de otro. Cada uno con el corazón en su propio pecho, que esa es la única manera de dar verdadero amor.

7- Indiferencia

Hay una gran distancia entre mantener nuestra independencia y ser absolutamente indiferentes a la vida del otro. He observado en muchas parejas que han asistido a mi consulta no sólo indiferencia por su actividad diaria, sino hacia sus necesidades, emociones, palabras, acciones y pensamientos.

La indiferencia puede surgir frente a diferentes circunstancias, puede ser por egoísmo, por haberse cansado de los mismos hábitos de vida o por haber acumulado mucho resentimiento. En todo caso, la indiferencia hacia las personas que nos rodean cierra el flujo de energía que circula a través de nuestro chakra corazón, y nos convierte en personas frías y descariñadas.

Una pareja sana se interesa por conocer las necesidades, prioridades y emociones de su compañero, y no piensa sólo en sus propios deseos. Aprende a ponerse en lugar del otro y a acompañarlo en los momentos que necesite, a compartir, disfrutar y aprender juntos.

sanacion-de-pareja-generar-equilibrio-4

Debemos aprender a ser nuestros mejores compañeros. Disfrutar de la soledad y la independencia.

8- Costumbre, conveniencia y comodidad

Una costumbre realmente perjudicial que tienen las personas es la de quedarse con una pareja con la que ya no sienten afinidad, sólo por conveniencia. Como dice el dicho “más vale malo conocido que bueno por conocer”, entonces se quedan con una persona con la que ya no encuentran satisfacción, con la que hay conflictos o con la que ya no tienen nada en común, simplemente porque es más cómodo que pasar por los cambios necesarios para seguir adelante con sus vidas.

Una de las peores decisiones que toman muchas parejas en esta instancia es la de quedarse juntos por los hijos. Como si los niños no tuvieran una consciencia instintiva de que mamá y papá no se quieren ni ver, pero siguen viviendo bajo el mismo techo. Estas personas no se dan cuenta del mal ejemplo que están dando a sus hijos, que el día de mañana sostendrán parejas infelices sólo porque eso es lo que se “supone” que tiene que ser una pareja, porque lo han aprendido del ejemplo de los padres.

El proceso de separación puede ser difícil y doloroso… o no, eso no lo sabremos hasta que enfrentemos la situación y pongamos las cosas en su lugar. La realidad es que ninguno de los integrantes podrá seguir adelante con su vida, sanar, crecer y encontrar felicidad si se niega a avanzar en el proceso natural que es la dinámica de las relaciones.

9- Pérdida de la pasión

La pérdida de la pasión es uno de los escenarios más usuales en las parejas que están juntas muchos años, pero muchísimas parejas empiezan a experimentarlo incluso en los primeros 3 años de relación. Es absolutamente normal que con el pasar de los años cambie la naturaleza de las relaciones sexuales en la pareja, pero esto no es excusa para permitir que el sexo se convierta sólo en una rutina con la que se “cumple”.

Mantener la pasión en la pareja no es algo que está ligado a la suerte, es algo en lo que hay que trabajar y poner empeño para no permitir que se pierda con el pasar de los años. ¿Cuándo fue la última vez que le diste un beso apasionado a tu pareja, que le hiciste una hermosa caricia o que le diste un abrazo bien apretado? Son los pequeños detalles de todos los días los que mantienen la pasión en la pareja, no acordarse solamente cuando uno está en el dormitorio.

Ser generosos a la hora de dar satisfacción sexual es también una importante manera de mantener la pasión en la relación, y nuestro segundo chakra activo. Si no estamos dispuestos a hacer un esfuerzo para mantener este aspecto, entonces tal vez la persona con la que estoy ya no es mi pareja, sino que se ha transformado simplemente en un amigo y gran compañero de vida, al que respeto y amo, pero que ya no cumple con el rol correspondiente, y es tiempo de que cada uno siga adelante por caminos separados.

10- Egoísmo

Solemos tener una actitud muy inmadura en la que sólo importan nuestras necesidades, y no las de la otra persona. Lo nuestro es más importante, más urgente, más profundo, etc., y nos cerramos a la realidad de que nuestra pareja es otro ser humano pasando por sus propios procesos de vida, y no puede estar siempre enteramente disponible ante nuestras demandas.

La generosidad, saber respetarse a uno mismo sin descuidar las necesidades del otro, es una parte fundamental de compartir en pareja. Debemos aprender a observar a la persona que nos acompaña a través de los ojos del amor, y no del deseo, para que esta persona pueda transformarse en nuestro compañero de vida y no en una comodidad, que sólo está ahí para satisfacernos a conveniencia.

 

Mantener una pareja sana lleva trabajo, tanto externo como interno. Requiere que cuestionemos nuestras maneras desequilibradas, inmaduras y egoístas de mirar una relación y la veamos por lo que verdaderamente es, un vehículo a través del cual dos personas pueden expresar sus mejores cualidades y aprender juntos, convirtiéndose en mejores personas durante el proceso, y ganando más consciencia de sí mismos.

 

* Crédito de imágenes all-free-download-com

2 comentarios en “Sanación de pareja: 10 maneras de generar armonía en la relación

    • Adriana D.A.S. dijo:

      Buenas noches Adriana.

      En este momento estoy atendiendo en GBA Sur, Avellaneda, los Martes, Miércoles, Viernes y Sábados de 16 a 21hs, siempre con previo turno. El costo dependerá del tratamiento que elijan, la primera consulta, para ambos juntos, tiene un costo de $400.

      Para cualquier consulta o reserva contactame a través de los datos en Contacto.

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s