Meditación para terapia de Reiki con energía del Chakra Corazón

Siempre es buena idea realizar algún tipo de preparación previamente a realizar terapia de Reiki. Hay muchas maneras de realizar esto, pasando por todo tipo de ejercicio de meditación o respiración hasta trazar símbolos para la protección y elevación vibratoria de nuestro sistema. Hoy veremos puntualmente un ejercicio para alinearnos con el amor incondicional y las intenciones de nuestro corazón.

Alinear nuestra intención y la energía de nuestro cuerpo con el propósito original de la terapia de Reiki nos ayudará a conectarnos más profundamente con los aspectos sutiles de nosotros que se activan durante la sesión.

Hay diferentes maneras de prepararnos para el trabajo. Podemos utilizar una que resulte afín con nuestro método de trabajo, o prepararnos de otra manera dependiendo del tipo de sesión que nos dispongamos a realizar. También la preparación puede cambiar acorde a nuestras necesidades del momento, ya que somos seres humanos que experimentamos diferentes aspectos de nuestro Ser cada día.

Si eres un lector asiduo del blog, no será la primera vez que me escucharás (leerás) hablando de alinearse con nuestro corazón, pero ¿por qué es tan importante? Antes de llegar a la meditación del día de hoy hablaremos de este tema…

Desalinearse del corazón

¿Por qué necesitamos alinearnos desde el corazón para realizar una terapia de Reiki? ¿No poseemos ya la mejor intención sólo por el hecho de estar dispuestos a realizar la terapia?

A pesar de nuestras mejores intenciones, no siempre es éste el caso. Hay variadas maneras de desalinearnos con las intenciones de nuestro corazón y el amor incondicional, y algunas veces son tan sutiles que no podemos notarlas.

Podemos, en nuestro interior, tener prejuicios hacia la persona, sus elecciones de vida, sus características personales, o proyecciones inconscientes de nuestras propias características que vemos reflejadas en ella. Podemos creer que sabemos cuál es el mejor camino hacia su sanación o que podemos interferir en sus elecciones para ayudarla a “elegir correctamente”. Podemos creer que somos nosotros los que realizan el trabajo, y no las fuerzas superiores que trabajan a través de nosotros.

Todos estos son sólo ejemplos de cómo nuestras intenciones, por buenas que sean, pueden afectar la alineación con el verdadero objetivo de la terapia: ayudar a la persona a reconectarse consigo misma mediante permitir que energías sutiles trabajen a través de nuestro sistema.

El amor incondicional es la base de la terapia

La terapia de Reiki, de la misma manera que cualquier otra terapia de sanación energética, trabaja desde la energía de amor incondicional, que en este caso cobra un rol muy puntual: prestar el cuerpo y hacerse a un lado.

Suena raro decir que nuestra mejor intención radica en apartarnos del medio, pero en realidad no sabemos exactamente qué necesita la persona o cuál es el mejor camino para avanzar en su crecimiento. El amor incondicional opera desde la aceptación del camino de vida de la otra persona, y el desapego para permitirle recorrerlo a su manera, mientras acompañamos incondicionalmente en el proceso, proveyendo comprensión, compasión y respeto.

Por ende, si queremos ser verdaderamente amorosos en nuestro trabajo, aceptaremos que en realidad no sabemos cuál es el mejor camino para la otra persona, y que éste estará dictado solamente por sus propias decisiones. Podemos aconsejar mediante sugerencias u opciones que tienen como objetivo ampliar los horizontes de la percepción de la persona, pero nunca presionarla para elegir de determinada manera, ya que estaría interfiriendo con su camino de vida.

En la terapia, esto se traduce en abrir el chakra corazón para permitir que la energía proveniente de la divinidad, en alineación con la energía de la tierra, utilice nuestro cuerpo como un canal para realinear la energía del campo energético del consultante. Para realizar esto con efectividad, es importante restarle prioridad a la energía mental, y enfocar la intención en alinearnos con el corazón y con el propósito divino, desde el centro de nuestro Ser, permaneciendo lo más neutrales posibles a lo largo de todo el proceso.

Ejercicio para alinearnos desde nuestro corazón

Este ejercicio me ha resultado útil los días en los que, por motivos personales o situaciones experimentadas a lo largo del día, me siento un poco desalineada de mi centro. Pero puede servir como ejercicio inicial de todas nuestras sesiones de Reiki, sin importar cómo nos sintamos, ya que alinearnos con el corazón siempre nos pondrá en el camino correcto para realizar el trabajo.

Podemos tomarnos unos cinco minutos para realizar este ejercicio previamente a la llegada del consultante, o podemos hacerlo rápidamente, en uno o dos minutos, cuando la persona ya se encuentra en la camilla. Esto dependerá de nuestra capacidad para la concentración y nuestras necesidades de ese día.

– Cerrando los ojos, llevaremos la atención hacia el interior de nuestro cuerpo y profundizaremos la respiración, que se dirigirá hacia el abdomen (inflamos el abdomen al inhalar, hundimos el ombligo hacia la columna al exhalar).

– Luego de algunas respiraciones llevamos la atención hacia la zona del corazón, conectándonos desde nuestro pecho con el plano del alma, y la capa áurica del plano astral. Centraremos nuestra atención en expandir la energía del pecho, si lo hagemos bien sentiremos un calor agradable y suave en la zona del pecho.

– Llevando las manos al pecho, colmaremos la zona con color rosado, sintiendo que la energía del pecho se expande aún más.

– Desde el centro del pecho, una línea dorada brillante partirá hacia la Tierra a través del chakra raíz, y otra hacia el cielo a través del chakra coronilla.

-Volveremos la atención al pecho mientras establecemos la intención de conectarnos con cualquiera sea el propósito que la divinidad tenga para esta persona, sabiendo que siempre será para el mayor bien de todos los involucrados. Podemos verbalizar una frase mentalmente o en voz baja de ser necesario (esto es muy recomendable). Aquí dejo un ejemplo:

“Declaro mi intención de alinearme con la divinidad y le entrego esta sesión para que sea lo mejor para todas las partes involucradas, dejando todas mis intenciones personales de lado. Acepto por completo y con amor a esta persona, y respeto su camino de vida, deseando que todo lo mejor ocurra para su crecimiento”.

– Intentaremos mantener a lo largo de toda la sesión la sensación de neutralidad, paz y aceptación incondicional obtenida a través del ejercicio. Si nos perdemos en objeciones u observaciones mentales a lo largo de la sesión, intentaremos volver inmediatamente a alinearnos con el objetivo original.

Podemos modificar la frase utilizada a la que mejor nos resuene para alinearnos con nuestro Ser interno, pero es importante que las palabras utilizadas refieran a la neutralidad, la entrega a la divinidad y lo mejor para la persona en referencia a su crecimiento y evolución, NO a sus deseos personales. Lo que buscamos es la alineación con el propósito de su alma, no el cumplimiento de los deseos egoicos.

Debemos recordar que el restablecimiento de la salud tendrá que ver con la realineación interna de la persona con su propósito evolutivo y la correcta expresión de su espíritu, y esto es todo lo que buscamos lograr durante la terapia de Reiki.

– Nota de archivo Despertar Shakti 03-15, editada el día de la fecha –

 

*Imagen Top cortesía de DepositPhotos

Un comentario en “Meditación para terapia de Reiki con energía del Chakra Corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s